Una de las cosas que más nos trae de cabeza a las mentes creativas es la organización de nuestro espacio. Llegar al equilibrio entre nuestro característico caos creativo y el orden necesario para tener todos los materiales siempre a punto puede ser toda una odisea. Y no digamos ya mantener la mesa despejada para trabajar. Si además, a esto le sumamos que como buenas scraperas lo queremos todo precioso y digno de una foto de Instagram la cosa puede llegar a complicarse bastante.
Si todo lo que acabas de leer te identifica bastante, déjame decirte que has llegado al sitio correcto. Ahora mismo voy a contarte un montón de recursos, trucos y procesos que puedes aplicar desde ya mismo para llegar en un plis al Nirvana de la organización creativa y que nunca más tengas que preocuparte por no saber ni por dónde empezar a buscar tu tinta favorita. ¿Estás lista?

Siempre me preguntan cómo organizar los materiales de scrap. ¿Y sabes una cosa? Esa no es la pregunta correcta. No importa cómo los ordenes, si no POR QUÉ quieres ordenarlos.

Ya sé que estás deseando ponerte manos a la obra y lanzarte a comprar cajas bonitas y contenedores varios, pero espera un momento. Antes de empezar a desmantelar completamente tu espacio de trabajo piensa un poco por qué quieres ordenarlo. Aunque parezca mentira, no todos tenemos la misma motivación para ponernos a ordenar, y el procedimiento y el resultado final será distinto según sean tus razones. Aquí te dejo las tres motivaciones principales que más se repiten. ¿Con quál te identificas más?

Motivación #1:

Cada vez que entras en tu espacio lo único que quieres hacer es volver a salir y cerrar la puerta. Hace tiempo que el caos se ha apoderado de tu espacio y es hora de recuperarlo. Te has leído el libro de Marie Kondo tres veces pero como buena scrapera no eres capaz de tirar nada. ¡Todo te da felicidad!

Motivación #2

Definitivamente tienes demasiadas cosas. Ya no sabes qué colores de tintas tienes y se te acumulan montañas de papeles sin usar. O quizás tú tienes los materiales controlados, pero no tienes un espacio propio donde scrapear y tienes tus materiales en cajas diseminadas en cualquier rincón libre que has visto en casa.

Motivación #3

Tu espacio está bastante bien pero no te motiva a crear. No paras de ver scraprooms que te gustan más que la tuya a tu alrededor y estás convencida que un espacio más inspirador hará que recuperes tus ganas de scrapear. Tienes mil tableros en pinterest con ideas para tu scraproom y sigues mil cuentas bonitas en Instagram.

Bien. ¿Ya sabes cuál es tu motivación principal? es posible que tengas un poquito de cada una, pero seguramente una de las tres será la más importante para ti. A continuación veremos el procedimiento a seguir según tus necesidades.

SOLUCIÓN #1

En tu caso no hay otra. Necesitas una catarsis en toda regla. Prepárate para algo grande, porque te va a llevar un gran esfuerzo pero la recompensa será inmensa. En tu caso, necesitas sacar todo de su sitio y hacer una gran montaña central. Tira cosas estropeadas o que ya no sirvan para nada sin piedad, haz una pila para donar lo que no quieras pero que esté en buen estado (eso contribuirá todavía más al estado catártico que necesitas). Limpia hasta el último rincón a conciencia y luego, con lo que haya sobrevivido a la gran purga ponte a ordenar y organizarlo todo.

SOLUCIÓN #2

Si eres de las que tiene más material del que puede gastar en tres vidas lo tuyo ahora es crear un catálogo. Haz montañas por tipos de producto y haz listas de todo lo que tengas: Colecciones de papel, colores de tintas, sellos troqueles... Identifica duplicados de cosas y ponlos a parte junto con todos aquellos productos que ya no te gusten. En tu caso, busca mercadillos de segunda mano para vender todo esto o acude al socorrido Wallapop (¡Con lo que saques siempre puedes comprar más material!). Una vez tengas tu catálogo, ya puedes ponerte a ordenar.
Si eres de que no tiene un espacio propio, lo primero es reclamar un lugar en casa para ti, por pequeño que sea. ¡Yo empecé scrapeando en el recibidor de mi casa! Y hasta que no lo tengas, a tu catálogo deberás añadir el lugar de la casa donde lo tienes guardado, para localizarlo todo en seguida.

SOLUCIÓN #3

Si estás en el tercer caso, déjame decirte que no necesitas organizarte. Bueno, igual también, pero lo que te urge es decorar tu espacio. Así que dedícate a pintar paredes, buscar recipientes bonitos, recolocar tus proyectos en las estanterías, crear una pared de inspiración donde pongas cuadros y decoraciones... Si después de decorar tu espacio todavía sientes la necesidad de organizar... seguramente te sirvan los consejos de los otros dos casos :)

Ahora que ya sabes qué es lo que te motiva a organizarte y cómo proceder, antes de poner tu scraproom patas arriba, todavía te falta saber qué tipo de oganizadora scrapera eres. Porque no todos los tipos de organización son para todo el mundo. Y ese es uno de los mayores errores a la hora de organizar tu propio espacio: No pensar en tus propias características organizativas. Así que ahora vas a descubrir qué tipo de organizadora scrapera eres tú y qué contenedores y muebles necesitas.

Si eres una organizadora maximalista necesitas tener todo a la vista para no olvidar lo que tienes y para sentirte inspirada. Te encanta crear rápido cuando tienes una racha creativa, así que no tienes tiempo que perder en volver a guardar cada cosa en su lugar.

Esta es tu organización:

Apuesta por estanterías, cestas, cubos, cajas sin tapa y contenedores transparentes. Tus materiales tienen que estar al alcance de tu mano sin ningún obstáculo para que puedas rebuscar aquello que necesitas de manera rápida y que guardar tus materiales sea tan sencillo como arrojarlo en su cesto correspondiente.
Que seas despreocupada no quiere decir que no te guste el orden. Pero tú no tienes tiempo que perder y lo de recoger tu espacio después de crear se te hace una montaña, aunque también necesitas tener la mesa despejada y que todo esté bonito para que te venga la inspiración.

Esta es tu organización:

En tu caso lo mejor para organizarte son los cajones, los armarios con puerta y las cajas con tapa. Utiliza una caja o cajón para cada cosa y no te preocupes de que el interior esté demasiado clasificado. Sobretodo piensa que sea fácil de guardar pero que tenga una apariencia minimalista una vez guardado.

Como organizadora detallista necesitas tener todo a la vista. Te encanta contemplar tus materiales y te inspiras con ellos constantemente. Eres fan de la frase "Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar" y te puedes pasar horas mirando tus preciosos materiales bien alienados en sus estanterías.

Esta es tu organización:

El rey de la organización de tu scraproom es el Peg Board. Esos paneles con agujeritos que te permiten colgarlo todo bien ordenado y a la vista. Apuesta por ganchos, botes de cristal, estanterías, cestitos, paneles de corcho... Piensa en llenar tus paredes como si fueran el taller de un carpintero. Todo bien puesto y a la vista.
Tú eres la reina de la organización y el orden. Te encanta que todo esté clasificado por colores, por orden alfabético, todo con sus correspondientes etiquetas... Y además necesitas un espacio amplio y limpio para crear. Y por supuesto nunca te levantas de la mesa si no has recogido todo y lo has dejado perfecto.

Esta es tu organización:

Guarda tus materiales en archivadores, clasificadores, separadores, cajas con compartimentos, botecitos de cristal. Todo tiene que estar perfectamente etiquetado y clasificado. Y además, todos esos bellos contenedores perfectamente clasificados, guárdalos en armarios con puerta, estanterías y en cajones para que no estén a la vista y tengas un espacio despejado.

¡Sí, sí! ya sé que te mueres por dejar de leer este post y ponerte a hacer un zafarrancho organizativo en tu scraproom. Pero todavía nos queda un paso más antes de meternos en harina. Ahora que ya tienes claro qué te motiva a ordenar y el tipo de organizadora que eres, necesitas identificar tu proceso creativo para clasificar todos tus materiales. Es decir, ¿Por dónde empiezas a crear? ¿Eres más de pensar por temas, por actividad o por marcas? Vamos a descubrirlo.

Cuando estás scrapeando piensas en crear una gama de color, que todo coordine y que ese complemento sea del tono perfecto. En este caso, plantéate organizar tus materiales por colores, ya que cuando vas a poner el adorno definitivo no piensas "necesito un brad" si no "necesito algo en color coral". Este tipo de clasificación es de las menos habituales, pero si ese es tu proceso creativo considera seriamente quitar cada cosa de su packaging original para clasificarlo todo por colores. ¡Además te encantará mirar tus materiales puestos como un arcoíris!
Tú te aproximas a tus proyectos scraperos con una actividad o técnica en mente. No piensas "voy a poner una palabra aquí" si no "voy a estampar/troquelar/embossar una palabra aquí. En tu caso ordena tus productos por actividades y coloca todo lo que necesitas para, por ejemplo, hacer embossing, estampar, troquelar... junto en el mismo sitio. Este tipo de clasificación suele ser la preferida de las amantes del mixed media o el art journal.
A ti te encanta que todo coordine a la perfección sin pensar mucho si lo hace o no. Te encantan las colecciones de tus diseñadoras favoritas y el concepto que hay detrás de cada una. Tus trabajos raramente mezclan productos de varias marcas distintas, aunque sí puedes poner productos de varias colecciones de la misma diseñadora en un mismo trabajo. Si este es tu caso, clasifica tus productos por marcas y diseñadoras, para que te sea sencillo localizar cada colección. Si formas parte de algún equipo de diseño, esta es tu clasificación ideal.
Tú piensas en proyectos concretos siempre: Álbumes de boda, de vacaciones, Diario de Navidad, Project Life, álbumes de firmas... No te pones a scrapear si no tienes el proyecto que vas a hacer en mente y este siempre tiene un tema concreto. En tu caso clasifica tus materiales por temas: Navidad, verano, bebés, bodas, vacaciones... Así lo encontrarás todo a la primera. Esta clasificación es ideal para las scraperas amantes de documentar su vida cotidiana y la de su familia, y también par las que realizan encargos.

Ten en cuenta que hay materiales que no vas a clasificar así: Tus herramientas y adhesivos habituales, esos que usas para todo, tienen que estar fuera de esa clasificación y debes tenerlos siempre al alcance de la mano desde tu silla de trabajo.

¡Por fin! Ya sabes qué te motiva a organizar tu espacio, cuál es tu prioridad y cuál es el procedimiento que debes seguir, qué tipo de organizadora eres y los contenedores y muebles que mejor se adaptan a tus necesidades y por último también sabes ya cómo vas a clasificar tus materiales. Ha llegado el momento el momento de ponerte a organizar.

Ahora que ya te he dado todos mis secretos en esta GUÍA DEFINITIVA PARA ORGANIZAR TU SCRAPROOM poco más puedo hacer por ti, ya que como habrás visto cada scrapera es un mundo y debe organizar su espacio según sus necesidades. Todas las fotografías que has visto en este artículo son de mis propias scraprooms a través del tiempo, así que, como ves, he experimentado un montón hasta llegar a encontrar mi sistema ideal, ese con el que me siento cómoda e inspirada y que además es fácil de mantener.
Para que tengas una idea, ya que seguramente has visto mi scraproom en muchísimas ocasiones, te diré que yo soy un scrapera con una organización despreocupada y que clasifica las cosas de manera marquista con toques temáticos. Y que siempre que he necesitado reorganizar mi scraproom ha sido para buscar paz mental.
¡Espero que te haya resultado útil esta guía y que si organizas tu espacio siguiendo estas pautas me etiquetes en Instagram para que pueda verlo!

Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos debes leer y aceptar mi política de privacidad. Tus datos estarán ubicados en los servidores de sendgrid.com (mi proveedor de email marketing) ubicados en EEUU y acogidos al EU Privacy Shield.